El blanqueamiento dental es un procedimiento estético que se utiliza para mejorar el color de los dientes, eliminando las manchas y devolviéndoles una tonalidad más blanca. Existen varias opciones de blanqueamiento dental, incluyendo los tratamientos en el consultorio del dentista y los kits de blanqueamiento que se pueden usar en casa.

Los tratamientos de blanqueamiento dental en el consultorio del dentista suelen ser más potentes y efectivos, ya que utilizan concentraciones más altas, pudiendo incluso activarlas externamente mediante luz led. El procedimiento suele durar entre 1 y 2 horas y se realiza en una sola sesión. Los resultados son inmediatos y duraderos, dependiendo de la persona y de sus hábitos de higiene oral.

Por otro lado, los kits de blanqueamiento dental que se pueden usar en casa son menos potentes y requieren de un mayor tiempo de tratamiento. Estos kits suelen incluir un gel de blanqueamiento y una placa de moldeo que se adapta a los dientes. El tratamiento suele durar entre 2 y 4 semanas y se realiza durante la noche o durante el día, dependiendo del producto.

Es importante mencionar que el blanqueamiento dental es un procedimiento estético, y es recomendable consultar con un dentista antes de su inicio.